Reportar comentario

No me hables de este tema, que lo conozco muy bien. Aunque revise 100 veces mis escritos, siempre se me escaparán las dichosas erratas. Y lo curioso es que, desde que me obsesioné con este asunto, también las estoy encontrando en obras de literatura universal, que se supone que deberían estar corregidas... Pero también veo que estos libros se disfrutan igual, así que tampoco hay que agobiarse tanto con este tema. ;-)